GONZALO

Altos y bajos 

Diez es un joven politólogo afiliado a la Unión Cívica Radical. Es Lic. en Ciencias Políticas y Administración Publica recibido en la Universidad de Buenos Aires, donde aprendió los vericuetos de la vida ciudadana a través de la militancia en la Franja Morada y por herencia familiar. En sus pocos años de actividad (nació en 1983) comprendió que en la política se gana y se pierde, y que también hay altos y bajos.

En 2015 fue precandidato a intendente de Necochea por la UCR dentro de la alianza Cambiemos, donde cosechó poquísimos votos, apenas lo justo para facilitarle el paso a su entonces cuñado, Pablo Aued, del Partido Fe. Una auténtica jugada de billar a dos bandas, ya que su precandidatura no tenía otra intención de disputarle el electorado (de clase media) al precandidato Leonardo Ruggiero del PRO. Y lo logró.

Pasadas las elecciones, Gonzalo Diez enseguida palpó cómo venía la nueva gestión de Cambiemos e inmediatamente entendió que, dentro de un gobierno copado desde el vamos por el PRO, había pocos espacios para el radicalismo en la función pública.

Por unos meses consiguió un contrato como asesor de una legisladora provincial de Bahía Blanca. Sin embargo el vínculo duró poco, ya que las diferencias internas se hicieron visibles.



Al Puerto 

Con el nombramiento de Arturo Rojas para la presidencia del Consorcio de Puerto Quequén a varios se les abrieron las puertas. Entonces, el licenciado Diez volvió a habilitar su CUIT como monotributista e ingresó en calidad de contratado, prestando servicios como Asesor de Seguros e intermediación financiera.

Según fuentes extraoficiales del ámbito porturario, Diez le facturaría al Consorcio alrededor de 70 mil pesos mensuales más comisiones por los contratos de seguros de caución gestionados para las empresas del sector, algo obligatorio en el ramo. Esas mismas fuentes fueron quienes expresaron cierto malestar por esta situación.

 A la Defensoría 

En 2016, por intermedio del referente radical de Gral. Alvarado, Marcelo Honores, y gracias a un amigo de la juventud, el recién electo senador provincial Maximiliando Abad, oriundo de Mar del Plata, Gonzalo encontró otro espacio laboral.

Unos meses después de que Honores fuera nombrado al frente de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Diez logró ingresar a la planta permanente de esta repartición como supervisor de la región, en la categoría 17 y con un sueldo básico de 30 mil pesos. Nada mal para un funcionario provincial que no cumple horario porque no tiene oficina donde fichar diariamente.

 ¿Incompatibilidad?

La Defensoría del Pueblo, un ente autártico pero no autónomo del Estado provincial, le trae a Diez un inconveniente: según fuentes fidedignas, habría incompatibilidad horaria y de cargos ligados al estado.


Mucho trabajo ¿por qué? 

Según un informe del Banco Central, Diez tiene informada una deuda importante en pesos con el Banco de la Provincia de Buenos Aires que lo ubica en Situación 4. ¿Qué significa? “Con alto riesgo de insolvencia | Cartera comercial, ver sección 6, punto 6.5.4; cartera de consumo o vivienda, ver sección 7, punto 7.2.4.” según se explica en el sitio oficial del BCRA.

En política se gana y se pierde, y también hay altos y bajos, pero algunos no pierden nunca. Por las dudas, estimado lector, pruebe jugarle al 29 y por ahí tiene suerte…

Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Read more: http://www.lanuevacomuna.com/2017/03/dicen-en-los-pasillos-gonzalo-diez-uno.html#ixzz4l7wBob3A

Hacer Comentario