Por Miguel Abálsamo.
——————————————————————–
Catorce millones de pobres .
8.700.000 personas debajo de la línea de pobreza (ingresos menores a doce mil pesos, familia de dos hijos menores ).
1.400.000 personas en la indigencia, con ingresos inferiores a los 5.000 pesos.
32 por ciento de desocupados.
7 por ciento en la indigencia.
Promedio; 40 por ciento de personas con necesidades básicos insatisfechas.
Promedio de tres a cinco niños que mueren por día por causas evitables, muchos de ellos por la escasa alimentación.
La mitad de nuestra República no tiene gas natural y una gran porcentaje sin cloacas, como en la vecina localidad de Quequén.
Hemos llegado a esta realidad, que es la única verdad, la que lastima, duele hasta el alma, con la pregunta a flor de piel buscando respuesta…¿qué nos paso …que hemos hecho,que nos han hecho?.
En 1910 Argentina era el séptimo producto por habitante en el mundo, detrás solamente de Estados Unidos, Australia,Nueva Zelanda, Bélgica Suiza y el Reino Unido, relegando a países como Holanda,Alemania,Holanda, Canadá,Francia,Suecia, y muy por arriba de España o Italia.
Argentina llegó a tener el mismo Producto Bruto Interno de toda Latinoamérica (Bienes y Servicios producidos por toda una República), y llamada a crecer  ,según los estudiosos internacionales y análistas propíos ,como los Estados Unidos.
Si hubiesemos seguido en ese desarrollo hoy deberíamos tener un producto de 27.000 dólares anuales por habitante, hoy es de 2.900 dólares.
Lejano quedó aquello del “granero del mundo”, con floreciente economía, pujante clase industrial e incorporación de los obreros al modelo nacional,propio de los años 50.
Entre los años 1945 a 1970 el promedio de inflación anual fue del 25 %, entre el 50 y el 54 de tan solo 4 %, ya en los sesenta estuvimos arriba del cien por cien, y entre 1970 a 1973 en el sesenta, registrándose crecimiento en el país en la decáda del cincuenta y en los díez años transcurridos entre 1964-1974.
El comienzo de las grandes eras inflacionaria,donde cada punto es sumergir a la pobreza a miles de argentinos, tuvo su comienzo en 1975,donde a los pocos meses se produjo el golpe de estado del 76,el más sangriento de nuestra historia nacional.
La democracia ( 83 al presente) tiene una deuda enorme con los sectores más vulnerados y su clase media.
En 1989, final del gobierno del doctor Raul Alfonsin ,la inflación alcanzó un récord de 3079 % , y el primer año de la presidencia doctor Carlos Menem,2300 %,hasta que se consagró el plan de la convertibilidad,que tuvo su estallido en la crisis del 2001,administración Fernando de la Rúa, a punto de estallar una guerra civil en el país.
El gobierno K en sus dos expresiones, Nestor-Cristina,dejó en un ciclo de doce años que tuvo sus claros oscuros, 30 % de pobreza y cuatro millones de niños en esa condición, aunque las cifras fueron dificiles de obtener a raíz los ocultamientos conocidos del INDEC.
Para muchos los números actuales fueron una sorpresa que indigna, para otros ninguna novedad y para tantos preguntarnos aquello de ¿cómo hemos llegado a esto en la Argentina?… yo diría que además de detenernos en el pasado con cuota partes de responsabilidad de tantos ( el ex presidente de la Nación doctor Eduardo Duhalde lo definió diciendo que la dirigente política con él incluida, fue una mierda), debemos en forma urgente buscar soluciones del presente en el corto plazo y rediseñar con visión de estadista el futuro.
Lo positivo de la actual administración Macri fue sincerar números, aunque duelan.
El “populismo” ( que no significa popular), de todos los calibres, han hecho lo suyo para esta instancia, donde hemos probado recetas estatistas y privatistas, militares y civiles, centro derechas y centro izquierdas, identificados con algo como síntesis, el no poder habar resuelto los problemas de los argentinos, sumergiendo en la pobreza a millones, cayendo la clase media, aumentando la desocupación, quedando aislada la cultura del trabajo, aumentando la inseguridad y la falta de oportunidades.
El presente tiene dos elementos que son clave y urgentes, lanzar un programa de alimentación nacional y poner fuerza en la Obra Pública,generadora de trabajo, hasta que podamos insertar definitivamente a la Argentina en el mundo,dejando de lado imitaciones de países fracasados y poco afectos a la democracia y funcionamiento institucional, seduciendo inversiones si tenemos reglas de juego claras y seriedad.
El fracaso duele y margina, pero debe fortificarnos en el saber que podemos y debemos, porque siempre hay algo peor que el fracaso, es no intentar cambiar.
…………………………………………………………..
LA SITUACIÓN EN 
NUESTRO DISTRITO.
——————————
“No creo que escapemos al contexto nacional en nuestro distrito”, nos decía la máxima referente en el tema social,Jimena López, actual titular de Desarrollo Humano y Políticas Sociales de la Municipalidad de Necochea, visitadora social de enorme experiencia en estos temas, quien sin tener, porque no es fácil contar con estadísticas distritales, sabedora de la situación nada le resulta novedoso, más aún conviviendo con esta realidad día a día.
Otras opiniones sobre el tema que quien escribe recaba son las de la ex Secretaría de Acción Social, Ana Porcaro, quien desde el llano, sin cargos políticos y de bajo perfil ocupa muchas horas del día tratando de ayudar a familias con necesidades, al igual que quien se encuentra frente de acciones similares, Negri Roldán (Centro de Asistencia Social Comedor Mateo),viviendo la realidad a cada momento,hasta dejarla emocionado y redoblando esfuerzos con todo su grupo de trabajo, o en Quequén a través de Proyección Quequénense, la actual Jefa de bloque de Cambiemos-Fe, Gabriela Gongora, por citar voces a los que los datos actuales no le son ajenos, o el propio Presidente del Consejo de Administración de la Usina Popular Cooperativa, Antonio Vilchez.
Hago estos nombres, Jimena López, Ana Porcaro,Negro Roldán,Gaby Gongora o Antonio Vilchez, son pretender obviar a los tantos que llegan con una mano tendida o extendiendo pedidos a la comunidad, cuando ven la pobreza, la sienten y les duele.
Necochea ha perdido muchos puestos laborales en los últimos años.
La industria de la pesca, el acotamiento de la construcción,cuando en los setenta eramos décima en importancia en la provincia de Buenos Aires, cierre de importantes fábricas, Ardanaz, Galilea,Sasetru, Metalurgica, partida de las lanchitas amarillas.
Es comprensible establecer que la tecnología ha reemplazado a personas físicas, algo que llegó para quedarse,como también menos empleos en hotelería, restaurantes, que otrora con esos salarios veraniegos encontraban las familias tranquilidad económica por varios meses, algo que en la actualidad no ocurre.
Sin tener cifras exactas, el trabajo social de los comedores, aportes particulares, estructuras políticas y sindicales, la presencia del estado permanentemente y el aporte solidario ciudadano es un paliativo ante un panorama muy complicado.
El sesenta por ciento de los salarios en el distrito no supera los trece mil pesos, cuando precisamente es la cifra límite de no poder salir de la pobreza, existiendo una gran cantidad de personas que trabajan en lo que denominamos “changas”ocupaciones menores en  forma circunstanciales con pagos menores, las cuales se ven disminuidas ante la recesión,y muchas veces no las pueden hacer por razones climáticas, ergo, día que no se trabaja día que existen dificultades alimenticias.
El estado municipal actual del doctor Facundo López no sólo se encontró con este panorama, sabido en su equipo técnico con anterioridad, sino con una deuda de 240 millones de pesos, que ha logrado disminuir a cien millones con un gran trabajo de su equipo económico que conduce el licenciado Jorge Mancuso, sino con millonarias deudas con proveedores que desfilaban por los pasillos municipales para cobrar, maquinaria en el corralón totalmente destrozada y abandonada, y con la mitad de la población sin abonar las tasas municipales que además están muy atrasadas de acuerdo a la inflación del último año estimada en el 45 por ciento, un panorama intrincado, que se suma al porcentaje de pobreza (estimado en un 30 por ciento),y creciente inseguridad, que ,según afirmación de la titular de Políticas Sociales, Jimena López…”no siempre esta relacionada con la indigencia, no debemos equivocarnos o estigmatizar”.
Contradicciones: Argentina paga más caro el combustible que los Estados Unidos.
Cuesta en muchos lugares más caro comer que en centro de Londres.
La ropa es doblemente más cara que en Miami.
No podemos tener capacidad de ahorro, porque no se puede ahorrar, tenemos los impuestos casi más onerosos del mundo, y un IVA que se les cobra a pobres,clase y millonarios por igual, los que veranean siguen teniendo ventajas de precios en Chile o Brasil que en nuestra propia patria, podemos dar alimento a doscientas millones de personas, vivimos cuarenta millones en el país y hay problemas de alimentación.
Somos un país extraño, casi Europeo para el resto de latinoamerica, incomprensible para aquellos que nos visitan y descubren nuestras bellezas naturales y riquezas no explotadas.
En el nombre de la patria los militares produjeron golpes de estado, muertos,desaparecidos y exiliados, en el nombre de la democracia y la República el radicalismo llevó a las más altas inflaciones históricas, en el nombre de la justicia social gobiernos que suben desde el peronismo tienen el discursero   sobre la justicia social y  subieron la pobreza , cuando la culpa era del estado privatizamos, y al poco tiempo por culpa del privatismo estatizamos, añoramos países como Venezuela o Cuba, centros del fracaso más profundo, donde falta desde el papel higienico a lo más importante, la libertad, y culpamos al imperialismo de nuestras frustraciones, como diría Borges…”la mejor manera de no fracasar es buscarse una buena excusa”, yo diría endilgarle culpas a otros de lo que nosotros no hacemos, no podemos, no sabemos o no queremos, y como si nos fuera poco, una corrupción que se ha quedado con carreteras, escuelas,viviendas y calidad de vida de la gente, destinando dinero para el pueblo en engordar propios bolsillos.
Suplimos el trabajo con planes sociales, y contamos esos planes sociales como personas ocupadas, con un detalle no menor, hoy continuan en el “macrismo” esos planes sociales y aumentados porque la situación es crítica.
La única salida es decirnos la verdad, duela lo que duela y cueste lo que cueste, no hay otra salida, mirarnos en el espejo y cambiar.
Estamos ante la verdad de nuestra situación.
No tengamos miedo a esa verdad, puede doler mucho, pero terminará siendo un sano dolor que tal vez en el futuro nos encauce como país.

Hacer Comentario