Así como Nietzsche retomó la concepción filosófica del eterno retorno para hacer gráfica la noción de un concepto circular de la historia, sin tanta pompa nuestros políticos apelan a la teoría del “pollo al spiedo” y aunque estén quemados hasta el culo vuelven una y otra vez a la arena política.

Hace unos días el ex concejal Ernesto Costanzo, que se retiró de la vida pública “debiendo quedarse”, asomó tímidamente pero dando a entender que se viene el operativo retorno de la mano del randazzismo.

Costanzo se autoproclamó padre del kirchenrismo necochense; como concejal tuvo un desempeño “Ni-ni” (ni pena, ni gloria) y durante 2011 compitió contra Horacio Tellechea, el caballo del comisario en la carrera a la intendencia, en la interna del Frente para la Victoria cosechando cerca de 10 mil votos. Perdió, desapareció y se convirtió en el hombre más buscado de Necochea.

Las deudas generadas en la campaña se acumularon y los acreedores empezaron a acosar al ex candidato. Sus contactos políticos le consiguieron un puesto en el área de “puertos y vías navegables” en La Plata que lo mantuvo lejos y a salvo de los que confiaron en su palabra e intentaban cobrarle.

El referente de Florencio Randazzo en Necochea tiene trabados embargos en inmuebles, posee decretada inhibición general de bienes y embargo general de fondos y valores ante el Banco Central de la República Argentina.

Se dice que Costanzo tiene todo un record en causas judiciales: cinco en el Juzgado Civil y Comercial Nº1; dos en el Juzgado Civil y Comercial Nº2; y tres en el Juzgado Federal de Necochea.

Hasta a su ex dejó en la lona, ya que tiene otras tres causas iniciadas en el Juzgado Civil y Comercial Nº 2 por quiebra sobre incidente en realización de bienes.

Hacer Comentario