Personal de Prefectura Naval Argentina, con la coordinación de la Dirección de Obras Sanitarias municipal, avanza en las tareas que darán solución provisoria a la pérdida de las tuberías que impulsan los efluentes cloacales hacia Punta Carballido por el lecho del Río Quequén.  

“Estamos trabajando con la Prefectura. Los primeros días estuvieron limpiando una parte del caño y esta semana ya se bajó un tramo de las juntas que se fabricaron. Ya hay una puesta”, afirmó el director de Obras Sanitarias, Ing. Leonardo Gaitán, sobre el avance de las tareas en el Río Quequén que darán solución provisoria a la pérdida de las tuberías que impulsan los efluentes cloacales hacia Punta Carballido.

Sobre el accionar que realizan los buzos de la fuerza sobre el lecho, el funcionario explicó: “Estoy en comunicación todos los días con ellos, porque es un trabajo bastante laborioso. El trabajo más fuerte fue el tema del descalzado del caño del fondo, hubo que sacar todo el barro que estaba tapando el caño”.

Además, continuó revelando que “una vez sacado el barro se encontraron con que el caño estaba apoyado sobre unos durmientes de hormigón de mucho peso y que tenían que correrlos para poder poner las juntas; y abajo de los durmientes se encontraron también con una buena cantidad de adoquines que tuvieron que sacar porque las juntas no pasaban”.

Supervisando las tareas en la margen Quequén del río, Gaitán contó que en el transcurso de esta semana se colocó la primera junta y que ahora se procede a la limpieza de otro tramo del caño para poder colocar una nueva, y “así sucesivamente hasta tapar los diez metros de cañerías que teníamos previstos”.

Luego de destacar que las juntas se fabricaron en Obras Sanitarias, con personal municipal, y que hubo un tiempo de demora para comenzar con la reparación por las gestiones que se tuvieron que realizar con Prefectura, el Ingeniero detalló que se trata de “un caño de 800 mm de diámetro, que empuja los efluentes cloacales para Punta Carballido y que tiene más de 30 años”, por lo que “se ha ido pudriendo porque en esta zona del río llega el agua salada del mar y está muy corroído”.

“Con esta reparación provisoria solucionamos la problemática de la pérdida de líquido cloacales sobre el río, hasta que se pueda poner el nuevo caño por debajo del lecho del río, que se va a hacer con una tunelera”, afirmó para finalizar el director de Obras Sanitarias.

Hacer Comentario